AMURAKH ( Angel Gaspar ), poeta interestelar, escribió en septiembre de 2012 un poema;          " Interestelando el polvo del camino para nunca morir"

BROKAS ( Borja G. Bilbao ), ilustrador interestelar, leyó el poema y decidió ilustrarlo creando un formato de poema con la grafía del cómic.

Y así nació este poemic...este libro es un viaje interestelar de la nada al todo, de lo mundano a lo cósmico. Un poemic que nos hace recordar que estamos olvidando sentir.

















INTERESTELANDO  EL  POLVO  DEL  CAMINO  PARA  NUNCA  MORIR

Al  principio  todo  era  noche,
aletargada  oscuridad  vibrante
amniótico  sueño  congelado
un  silencio  mineral  que  titilaba
y  que  de  puro  amarse
le  empezó  a  brotar
en  medio  de  lo  negro
un  pezón  de  luz
manando  vías  lácteas
como  una  madre-geiser
que  curvó  el  espacio
e  inició  los  tiempos.

Al  principio  no  había  dos  ni  tres,
todo  era  uno,
vacuidad  sin  forma
amalgamiento
la  sístole  sin  la  diastole
la  inspiración  sin  soplo
un  aullido  sin  lobo  que  resonaba
en  una  voracidad  repleta  de  signos.

Entonces  lo  oscuro  quiso  amarse  de  frente
y  así  se  saturó  de  soledad  hasta  explotar
en  infinitos  soles  a  modo  de  espejismo,
y  también  de  esperanza.

Aquí  habitamos  tan  solo  el  eco  del   chasquido
somos  la  viruta  de  un  dios  tallado  en  calcio
garrapatas  en  el  espolón  de  la  bestia
briznas  de  hierba  en  la  amazonia  galactica.

Lo  único  seguro  es  que  todo  gira  y  tiende  a  la  entropia
aunque  algunos  alucinados  aseguran  ser  testigos
de  un  centro  inorgánico  donde  nada  fluctua.

Lo  cierto  es  que  al  principio
el  centro  era  una  noche
profunda  como  un  ojo
y  el  todo  se  adhería
al  iris, se  impregnaba
en  la  cornea  y  se  aunaba
en  la  pupila
como  un  agujero  negro
que  generaba  energía  más  espesa  que  el  tiempo.

Por  eso  no  hubo  tiempo
hasta  que  lo  oscuro  quiso
amarse  cara  a  cara
y  exploto  en  mil  soles
a  modo  de  esperanza.

Desde  entonces  cada  mínimo  grano  de  universo
que  descalzo  en  la  plaza  del  tiempo  se  asola
se  pregunta  quién  carajo  puso  en  marcha  este  invento.

Pues  se  petó  de  amor!
se  saturó  de  deseo!
y  el  zaino  centro
se  propuso  besarse
la  oscura  boca  negra
soñando  que  eran  otros
los  labios  que  besaba.

Todo  esto  fue  al  principio
porque  antes  del  principio
solo  había  finales
y  espirales  sin  tiempo
y  agujeros  sin  volumen
y  vetas  de  silencio
y  laminas  de  niebla
soñando  con  la  lluvia.

Después  llegó  un  sonido,
un  sonido  que  llegaba  de  adentro
o  que  afloraba
que  nacía
que  brotaba  de  adentro,
grave  como  un océano  a  punto  de  gestarse
agudo  como  un  filo
que  fue  creando
formas
musicales
fórmulas
matemáticas
en  medio  de  los  signos
y  espirales  y  agujeros
y  láminas  y  vetas
y  soñando  lluvias
fue  componiendo  un  verso
que  todavía  emociona.

Y  así  yo  fui  un  estrella,
adorador  del  barro
del  polvo
y  del  estiércol.

Me  convertí  en  estela
de  luz  que  se  derrama
a  lo  ancho  del  sueño.

Fui  llama  viva, arco
tensado, flecha  y  diana
al  mismo  tiempo,
entreverada  mimbre  de  silencio
pasto  de  luz
urdimbre  de  un  dios  que  goteaba
y  lo  chupaba  todo.

Y  así  fui  piedra,
todo  tensión  y  memoria
antiguo  fuego
voluntad  de  planta
tallada  por  los  vientos
nutriendo  el  poso  del  substrato
grano  de  arena  carbón  malaquita  cuarzo
fui  piedra
lava  limo  turba  cieno  barro
soñé  ser
y  fui  arrecife  volcán  cerro  cima  acantilado
fui  ceniza  y  polvo  y  mineral  filtrado
todo  volumen  y  riqueza
todo  dios  y  esquinas
calizo  o  arcilloso
oro  o  pizarro
granítico  o  cristal,
piedra  fui........

y  así  como  un  hubo  fuego  en  mi  corazón
y  los  vientos  endurecieron  mi  piel
también  el  agua  me  transformó.

Y  fui  tierra,
arcilla  para  modelar  el  hambre
tierra  de  piedra  hecha  añicos  y  regada
tierra  virgen  o  cegada
tierra  germinadora
patria  del  hombre  que  crece  libre
la  piel  de  un  mundo  donde  se  pisan
las  uvas  de  un  amor  que  pare  seres,
tierra  de  carne  y  hueso
tierra  para  los  muertos
yo  fui  la  madre  muerte
la  tierra  patria
un  corazón  generoso
para  el  hombre
y  su  universo.

Y  luego  el  sol, la  gran  estrella,
y  el  transparente  amor  del  agua
pusieron  el  resto,
la  energía  que  sueña.

Y  fui  planta,
primero  semilla  flotando  en  ámbar
que  atravesó  el  ozono  como  un  rayo
y  se  incrustó  en  el  barro,
semilla  empapada  fui
semilla  fresca
semilla  despertada
embrión  del  nuevo  dios
con  todo  el  universo  contenido
en  mi  solo  volumen.

Y  luego  raíz,
mandala  de  silicio
un  rayo  de  luz  para  nutrir  la  tierra
una  vena  para  abastecer  de  sangre  a  los  seres  hermosos
para  sujetar  la  tierra  y  que  no  ceda
para  aligerar  metales
fui  raíz-madre
raíz  fecunda
raíz  primera
raíz  que  horadaba  piedras  para  alimentarse
raíz  de  milagros  vegetales  que  inundaron  el  mundo
con  sus  flores  y  frutos
y  sus  espinas.

Y  después  vi  luz  y  fui  tallo
locamente  enamorado  de  aquel  sol
y  crecí,
crecí,
porque  crecer  era  entonces  la  única  vocación,
la  única  promesa.

Y  fui  tronco, ramaje
fui  nudo  y  veta
fui  abatido  por  el  rayo  y  rebrotado
una  y  mil  veces
cedro  abedul  encina  pino  olivo  o  azebuche
árbol  fui
árbol  alado
árbol  enraizado
fui  árbol......
dios  clavado,
y  aquí  tomé  conciencia  de    mismo
por  primera  vez
y  aprendí  a  curar.

Y  fui  árbol  mucho  tiempo
sumido  en  aquel  sueño
di  aroma  y  equilibrio
espíritu  y  sentido
establecí  los  cánones  de  la  belleza
di  sombra  al  pasto  y  al  ganado
purifiqué  el  alma  del  aire
para  hacer  posible
el  milagro  del  hombre
y  dar  arrullo  al  vuelo.

Y  entonces  sentí  deseos  de  volar
de  atragantarme  de  cielo
de  surcar  los  mares
de  recorrer  y  arar  la  tierra
y  también  de  parir  y  amamantarme
de  cazar  y  ser  cazado.

Yo  queria  aún  algo  más,
algo  inaudito,
porque  acupuntando  el  vientre  de  mi  madre
con  la  savia  erecta
yo  no  sabia  sufrir,
no  había  aprendido.

Entonces  hablé  así:

“Hermana  joven  y  amante  tierra
te  escribo  desde  el  centro
desde  tu  hogar  de  barro  y  excremento
te  escribo  desde  el  fuego
estamos  solos
  y  yo
estamos  bien  abiertos
entre  la  muerte  y    todo  se  incendia
yo  he  venido  a  cantarte  desde  el  centro......

yo  te  cantaré
seré  tu  heraldo
seré  el  albero  de  tus  venas
seré  el  viento  que  se  lleva  tus  banderas
seré  tu  sabor  tu  olor
tu  tacto  tu  figura.....

pero  seré sobre  todo  tu  música,
el  flujo  caliente  de  tu  respiración
el  sumo  bombear  de  un  corazón  en  tu  pecho
la  marea  de  tu  sangre......

pero  seré  sobre  todo  tu  música,
dejame  volar
surcar
y  galopar  la  tierra,

y  yo  te  cantaré
te  cantaré
seré  tu  heraldo
seré  la  boca  que  se  llena  con  tu  nombre,
madre.”

Y  así, con  su  permiso,
fui  pájaro  reptil  felino  pez
fui  toro  bravo  y  oveja  descarriada
fui  chinche  y  mamut
gacela  y  tigre
pezluna  y  ocelote
cormorán  y  sarrio,

con  su  permiso  fui  lobo  y  rebaño
fui  lombriz  serpiente  y  anaconda
fui  vaca  y  caimán
caballo  y  perro  
una  bestia  parda  y  una  fiera  ciega
fui  insecto  colibrí  y  paloma
fui  ballena  y  oso  pardo
fui  animal  caliente  y  luminoso,
animal  sin  fondo
a  trallazo  limpio  contra  el  tiempo.

Y  que  nostalgia  emigrando  en  bandada  horizonte  abajo
que  energía  remontando  la  corriente  para  desovar
que  plenitud  estrangulando  cuellos
y  que  miedo  que  pasaba  sorteando  fauces,
que  ansias  de  espuma  y  de  maleza
y  que  lujuria  en  el  celo  de  mis  hembras
como  lamia  y  chupaba  y  lo  mordía  todo
cuanto  bufido  y  coz  y  cuanto  esperma
que  mamar  caliente  en  la  madriguera
que  mugidos  soltaba  y  que  zarpazos
que  feliz  me  frotaba  en  mis  mamás!

Y  que  algarabía  en  el  nido  a  la  hora  del  primer  vuelo
que  misterio  en  carne  viva  cada  parto  que  tuve
que  gozada  cada  aullido  en  la  luna  empotrado
y  que  furor  de  tierra  en  mis  enormes  ojos,

cuanto  espectáculo!

Pero  el  tiempo, esa  patraña,
ya  estaba  en  marcha
y  el  deseo  le  seguía  ciegamente
y  con  todo  el  gozo  apoltronado  en  mi  bagaje  de  fiera  sin  maestro,
todavía  quise  más,

y  deseé  dejar  de  soñar
volver  a  madre  sin  raíces
quise  amar  desde  el  centro  siendo  libre
remadrarme  esta  vez  sin  tiempo  en  las  orillas,

hacerme  hombre,
ser  humano.

Y  entonces  habla  así;

“Madre  vieja  y  amante  tierra
te  escribo  desde  el  centro
desde  tu  hogar  de  barro  y  excremento
te  escribo  desde  el  fuego
estamos  solos
tu  y  yo
estamos  bien  abiertos
entre  la  muerte  y    todo  se  incendia
yo  he  venido a  cantarte  desde  el  centro.

Sol  madera  savia  viento  bronce  estiércol
oxigeno  y  nitrógeno, calcio, fundamento
piedra  nube  raíz  útero  musgo  cerro
palabra  y  tiempo
gusano  volcán  uva  amatista  rododendro
águila  huracán  lava  serpiente  malaquita 
sol  río  mente
tiempo  y  muerte.....

tierra  tierra  tierra
yo  te  amo

terrón  a  terrón
trago  a  trago
verso  a  verso

cada  arista
cada  fragmento
cada  aledaño
cada  cicatriz
cada  arboleda
cada  eclipse
cada  madreselva....

volveré  a  tu  costra  mansamente
beberé  de  tu  pecho  como  un  lirio
descansaré  en  tu  nido
seré  empollado
romperé  el  huevo
y  echaré  a  volar  en  tromba  de  poeta

tierra  tierra  tierra
yo  te  amo

te  amo  tanto  que  ardería  por 
tanto  te  pertenezco  que  me  inundas
tanto  me  penetras  que  tengo  que  aullar!

y  atravesar  la  estepa  por  piedra  y  nieve  virgen 

y  por  la  noche 
aullar!
de  hambre  y  de  deseo  y  pura  fuerza
aullar!
de  puro  amor
de  pura  tierra  adentro
aullar!
de  pura  devoción
de  pura  sangre  y  fuego
en  medio  de  la  noche
en  medio  de  lo  negro
aullar!
de  puro  gozo
de  puro  amor
aullar!!